viernes, 16 de septiembre de 2011

Micah P. Hinson & the Pioneer Saboteurs [2010].


Nació el mismo día que dispararon contra Reagan, no tiene ni 30 años, ha editado 4 discos increíbles (además de varios EPs) y ha tenido una vida digna de película de Gus Van Sant cuando Gus Van Sant molaba.

"Micah P. Hinson & the Pioneer Saboteurs" es su cuarto larga duración y en mi opinión es el que mejor define a este enorme personaje nacido en Memphis, Tennessee (como no), y tengo mis razones para ello.

La obra de Hinson siempre se ha movido por los vastos territorios del folk y la música norteamericana, aunque él se ha declarado gran fan de discos como "Trompe le monde" de Pixies o "Loveless" de My Bloody Valentine que bien poco o nada tienen que ver con su forma de componer e interpretar.
Aclamadísimo por la crítica (aunque curiosamente sus discos que más me gustan son los menos valorados por la prensa especializada, es decir, los dos últimos), Hinson siempre ha expuesto en sus letras experiencias sobre el lado oscuro y salvaje de la vida, expuestas también y tan bien por Johnny Cash o Townes Van Zandt, se ha vaciado en todas y cada una de sus canciones y se ha preocupado siempre de poner toda la carne sobre el asador.

"...and the Pioneer Saboteurs" es quizás su obra más oscura, compleja, enigmática y críptica. Alejado totalmente del sonido límpido de su anterior obra "...and the Red Empire Orchestra", aquí Micah envuelve sus temas en capas y capas de reverb y efectos, la estructura de los temas es muchas veces extraña e ilógica, pero esta obra goza de una inmediatez implícita que en mi opinión carece el resto de su discografía.
El disco de abre con "A call to arms", una bellísima intro instrumental (cuya estructura vuelve a aparecer en escena con "The letter at Twin Wrecks") trazada con una sección de cuerdas presente también a lo largo del disco y que tan fabulosamente le sientan a las composiciones de Hinson. Le sigue "Take off that dress for me", una simple y preciosa canción folk que sin embargo poco o nada tiene que ver con esa extrañísima "2s and 3s", en la que parece que resuenan y resuenan ecos del pasado. Aún siendo una bonita canción, la producción del disco te hace sentir extraño e inquieto. No sabes por dónde te van a venir los tiros, ahora una tranquila melodía, ahora una tormenta eléctrica, ahora otra vez calma. La sensación de desorden que transmite este disco casa perfectamente con la personalidad del músico tejano. Si con "...and the Red Empire Orchestra" todo era relajado, ordenado, pacífico, en este "...and the Pioneer Saboteurs" todo se ha ido al garete y reina el caos. Pienso que poquísima gente se podía esperar un disco así por parte de Micah P. Hinson, de hecho, la primera vez que lo escuché no supe muy bien qué pensar, por lo que insisto en que este es uno de esos discos que no entran a la primera, hasta que un día se te vienen a la cabeza dos o tres cosas de él y descubres que es un pedazo de obra maestra de grandísima categoría.

Nunca he escuchado a Hinson así, tan descontrolado, tan "me da igual todo, vamos a ello", tan sincero consigo mismo ("My god, my god" te pone los pelos de punta, por poner un ejemplo), tan "don´t give a fuck".

Si hablamos de uno de los más interesantes artistas con los que cuenta la música popular contemporánea, decir que este es su disco más descarnado y crudo, dice bastante.

No pierdas oportunidad de meterte en el mundo y en la cabeza de ésta leyenda viva (dentro de 30 años me gustaría saber cómo se habla de él). Hinson es uno de mis compositores vivos favoritos, y aunque me consta que este disco no es de los más sencillos de su trayectoria, vale muchísimo la pena encontrarle el hueco y el momento adecuado.

Doy fe de ello.

Descarga: Mediafire.

Myspace.

COMPRAR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada